dimecres, 17 de juliol de 2013

NY amb un nen de 21 mesos: 2a part/ NY con un niño de 21 meses: 2a parte


El que em feia més por és que degut el canvi d'horari, el nen es despertés a les 5h de la matinada i em digués que ja en tenia prou de dormir. Perquè per molt que NY és la ciutat que mai dorm, no era plan llevar-se tan d'hora. Per sort, va aguantar fins les 6h i a les 8h ja sortíem a descobrir el que ens oferia la ciutat.

La primera parada va ser pujar al Top of the Rock, i el nen va al.lucinar amb la velocitat de l'ascensor. Estava molt ploramiques, no s'havia acostumat al canvi d'horari i la proba va ser que va caure de morros a terra, i durant tot el viatge un bon blau va adornar el seu front.

Feia tant fred que quan érem al carrer el nen no demanava ni sortir del cotxet ni caminar, entre el gorro, la bufanda i el sac, només se li veien els ullets. Adaptar-se al nou horari li va costar un dia i mig, fet pel qual estava una mica pesadet.
Nosaltres no som massa de museus i viatjant amb un nen encara menys, per tant, no era plan de passar tot un matí al MoMA però si que vam anar al Museu d'Història Natural.
Quan va veure tots aquells dinosaures el primer que va dir va ser: "Cavalls!" Quin tip de riure ens vam fer; anava com boig admirant aquells esquelets i reconeixia els elefants, les tortuges o els peixos prehistòrics com a tals.
Els diorames on es troben les representacions d'alguns animals en el seu estat natural, ell corria i cada vegada que veia un mico es posava les mans sota les aixelles i començava a fer el soroll d'aquests animals.
Va acabar rebentat, i evidentment, quan vam sortir per passejar per Central Park, ell es va adormir.

Vam visitar tot el que volíem veure i també vam fer coses per ell, però algunes vegades amb la mala sort que dormia, com quan vam entrar a la botiga de joguines Fao Schwarz, on fins i tot un treballador miran com dormia el nen ens va dir que no havíem triat el bon moment per anar-hi, o potser si! Perquè coneixent-lo només en entrar tothom hagués sabut que es diu Martí.

Quan vam agafar el ferry a Staten Island es va despertar quan ja arribàvem al port, i només obrir els ulls i veure el Hudson, ell va dir, : llac!!! Pensant-se que era el Llac Léman.

A on el vam despertar va ser quan vam anar al Museu dels Bombers, on de seguida un bomber jubilat li va posar un casc i el jaquetó que arrossegava per terra. El casc va caure a terra un centenar de vegades i la feina que vam tenir perquè el deixés, doncs ell se'l volia emportar. Després dels atemptats del 11-S, dins del museu hi ha un memorial amb una espelma, ja us podeu imaginar què volia fer? Era un indret de silenci i recolliment, molt emotiu, i nosaltres intentant que el casc no caigués a terra i que el nen no bufés l'espelma.

El va impressionar el soroll del metro; se'ns va quedar mirant per saber si havia de plorar o riure i encara ara em diu que el metro de NY fa soroll, tutum, tutum.

Imagino que pocs de vosaltres heu anat al zoo de Central Park i encara menys, al Children Zoo, però per nosaltres era visita obligada. I tret del rellotge Delacorte no hi ha res que recordi a la peli Madagascar, no us hi espereu trobar ni lleons, ni girafes, ni zebres; però si lleons marins, micos, ossos polars, pingüins, pandes...
En el Children Zoo per un "quarter" podreu obtenir menjar per alimentar a les cabres i a les ovelles; imprescindible pel nostre fan dels animals.

Fins i tot vam celebrar el cap d'any, encara que no a Times Square ja que a les 9h del matí la gent ja esperava per veure caure la bola a mitjanit. El pitjor no era esperar més de 12h sinó els zero graus i el vent gèlid.

Continuarà....

Lo que me daba más miedo es que debido al cambio de horario, el niño se despertara a las 5h de la madrugada y me dijera que ya no quisiera dormir. Porque por mucho que NY es la ciudad que nunca duerme, no era plan levantarse tan temprano. Por suerte, aguantó hasta las 6h y las 8h ya salíamos para descubrir lo que nos ofrecía la ciudad.

La primera parada fue subir al Top of the Rock, y el niño alucinó con la velocidad del ascensor. Estaba muy llorón  no se había acostumbrado al cambio de horario y la prueba fue que cayó de bruces al suelo, y durante todo el viaje lució un buen moretón en su frente.

Hacía tanto frío que cuando estábamos en la calle el niño no pedía ni salir del cochecito ni andar, entre el gorro, la bufanda y el saco, sólo se le veían los ojitos. Adaptarse al nuevo horario le costó un día y medio, por lo que estaba un poco pesadito.

Nosotros no somos de visitar museos y viajando con un niño aún menos, por lo tanto, no era plan de pasar toda una mañana en el MoMA pero si que fuimos al Museo de Historia Natural.
Cuando vio todos aquellos dinosaurios lo primero que dijo fue: "Caballos!" Nos echamos a reír; iba como loco admirando aquellos esqueletos y reconocía los elefantes, las tortugas o los peces prehistóricos como tales.
Los dioramas donde se encuentran las representaciones de algunos animales en su estado natural, él corría y cada vez que veía un mono se ponía las manos bajo las axilas y empezaba a hacer el ruido de este animal.
Terminó reventado, y evidentemente, cuando salimos para pasear por Central Park, se durmió.

Visitamos todo lo que queríamos ver y también hicimos cosas para él, pero algunas veces con la mala suerte que dormía, como cuando entramos en la tienda de juguetes Fao Schwarz, donde incluso un trabajador miró cómo dormía el niño y nos dijo que no habíamos elegido el buen momento para ir, o quizás si! Porque conociéndolo, sólo al entrar todo el mundo hubiera sabido que se llama Martí.

Cuando tomamos el ferry a Staten Island se despertó cuando ya llegábamos al puerto, y sólo abrir los ojos y ver el Hudson, él dijo: lago! Pensando que era el Lago Lemán.

En donde lo despertamos fue cuando fuimos al Museo de los Bomberos, donde enseguida un bombero jubilado le puso un casco y el chaquetón, que arrastraba por el suelo. El casco cayó al suelo un centenar de veces y el trabajo que tuvimos para que lo dejara, pues él lo quería llevar. Tras los atentados del 11-S, dentro del museo hay un memorial con una vela, ya os podéis imaginar lo que quería hacer? Era un lugar de silencio y recogimiento, muy emotivo, y nosotros intentando que el casco no cayera al suelo y que el niño no soplara la vela.

Le impresionó el ruido del metro; se nos quedo mirando para saber si debía llorar o reír y aún ahora me dice que el metro de NY hace ruido, tutum, tutum.

Imagino que pocos de vosotros habéis ido al zoo de Central Park y menos aún, en el Children Zoo, pero para nosotros era visita obligada. Y salvo el reloj Delacorte no hay nada que recuerde a la película Madagascar, no os esperéis encontrar ni leones, ni jirafas, ni cebras, pero si leones marinos, monos, osos polares, pingüinos, pandas ...
En el Children Zoo por un "quarter" podéis obtener comida para alimentar a las cabras y a las ovejas; imprescindible para nuestro fanático de los animales.

Incluso celebramos el fin de año, aunque no en Times Square ya que a las 9h de la mañana la gente ya esperaba para ver caer la bola a medianoche. Lo peor no era esperar más de 12h sino los cero grados y el viento gélido.

Continuará...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada