dilluns, 21 de setembre de 2015

Segona excursió



Sé que han passat molts mesos des de l'última vegada que vaig escriure, han passat moltes coses des del desembre del 2014, algunes de molt bones i d'altres de no gaire. Però el fet de trobar-me una noia que segueix mirant el meu blog buscant idees, m'ha fet animar-me per explicar-vos la nostra segona sortida a la muntanya.

Tot va començar el dissabte quan el meu home em ve i em diu: "- Demà el nen i jo anem d'excursió, tu fes el que vulguis". Tot i que tenim la muntanya al costat de casa, els camins no són els més adequats per un nen de 4 anys, de seguida es converteixen en camins de cabres. Ni tant sols sabien a on anar, però ell es limitaria a pujar al Tiocan i agafar algun dels camins. Per sort, em té a mi, i en poc menys de 10 minuts havia trobat l'excursió idònia que faríem l'endemà.

Així doncs a la tarda del diumenge, o al migdia pels lectors de Catalunya, vam anar fins a la "Ferme de Mont Mussy" des d'on començava el "bucle" entre dos turons que desconeixia de la seva existència. En el periple no podien fatar el lleó, un peluix que té des del néixer, i un mini-robot que vam haver de carregar al llarg dels 6km.

La caminada comença per camins frondosos, fins i tot de vegades fantasmagòrics. Segurament està ple de bolets, però com que no sabem diferenciar un rovelló d'un pinetell bord, ja en teníem prou recollint castanyes i un munt de branques que el Martí tan bon punt les feia servir com a bastons, o per fer llençaments de javelina. I agafar castanyes és el que feia gairebé tothom, doncs al preu que van al mercat i a l'època que som, surt més a compte donar una volta pel bosc.

Abans d'arribar al cap de munt del Mont Mourex, des d'on es pot disfrutar d'unes vistes meravelloses i d'un sol de tardor, vam haver de creuar una barrera doncs en aquell enclòs hi podem trobar les vaques pasturant.

Hi ha una bona panoràmica del "bassin lémanique" i segons la taula d'observació, en un dia assolellat s'hi pot veure la Jungrafau. En aquell turó ens vam divertir com nens baixant corrents, tot i que també hi van haver morros llargs, ja que tot ho havíem de fer com deia el Martí, i evidentment, ell volia guanyar.

I una vegada finalitzat el descens, vam començar la tornada al cotxe endinsant-nos una altra vegada al bosc. I mentre jo ja tenia ganes d'arribar doncs començava a estar cansada, el nen corria amunt i avall, imaginant-se que els troços de troncs eren canons dels quals ens disperaven.

I entremig de les seves històries, ens crida i ens diu, mireu aquestes plantes se les menjaven els dinosaures. El que deia era una barreja de la realitat, ja que un dia ja havíem vist falgueres i li havíem explicat que ja existien quan hi havien els dinosaures.

I mentre esquivàvem els trets dels canons i alguns escarabats piloters vam arribar al parking, uns plens d'energia i jo, morta. A la granja s'hi pot mejar per recuperar forces, tot i que tanquen a les 17h.

Us asseguro que hi tornarem, el camí és planer i en un parell d'hores ja està fet!




Sé que han pasado muchos meses desde la última vez que escribí, han pasado muchas cosas desde diciembre del 2014, algunas muy buenas y otras no tanto. Pero el hecho de encontrarme una chica que sigue mirando mi blog buscando ideas, me ha hecho animarme para explicaros nuestra segunda salida a la montaña.

Todo comenzó el sábado cuando mi marido me viene y me dice: "- Mañana el niño y yo vamos de excursión, tú haz lo que quieras". Aunque tenemos la montaña al lado de casa, los caminos no son los más adecuados para un niño de 4 años, enseguida se convierten en caminos para cabras. Ni siquiera sabían a dónde ir, él se limitaría a subir al Tiocan y coger alguno de los caminos. Por suerte, me tiene a mí, y en poco menos de 10 minutos había encontrado la excursión idónea que haríamos al día siguiente.

Así pues en la tarde del domingo, o al mediodía por los lectores de Cataluña, fuimos hasta la "Ferme de Mont Mussy" desde donde comenzaba un bucle entre dos colinas que desconocía de su existencia. En el periplo no podían fatar el león, un peluche que tiene desde el nacer, y un mini-robot que tuvimos que cargar a lo largo de los 6km.

La caminata comienza por caminos frondosos, incluso a veces fantasmagóricos. Seguramente está lleno de setas, pero como no sabemos diferenciar un níscalo de un "pinetell bordo", ya teníamos suficiente recogiendo castañas y un montón de ramas que Martí luegolas utilizaba como bastones, o para hacer lanzamientos de jabalina . Y coger castañas es lo que hacía casi todo el mundo, pues al precio que van en el mercado y la época en la que estamos, sale más a cuenta dar una vuelta por el bosque.

Antes de llegar en lo alto del Monte Mourex, desde donde se puede disfrutar de unas vistas maravillosas y de un sol de otoño, tuvimos que cruzar una barrera pues en aquel encerrado podemos encontrar las vacas pastando.

Hay una buena panorámica del "bassin lémanique" y según la tabla de observación, en un día soleado se puede ver hasta la Jungrafau. En este monte nos divertimos como niños bajando corriendo por la ladera, aunque también hubo morros, ya que todo lo teníamos que hacer como decía el Martí, y evidentemente, él quería ganar.

Y una vez finalizado el descenso, empezamos la vuelta al coche adentrándonos de nuevo en el bosque. Y mientras yo ya tenía ganas de llegar pues empezaba a estar cansada, el niño corría arriba y abajo, imaginándose que los trozos de troncos eran cañones de los que nos disparavan.

Y en medio de sus historias, nos llama y nos dice, mirad estas plantas se las comían los dinosaurios. Lo que decía era una mezcla de la realidad, ya que un día que habíamos visto helechos le habíamos contado que ya existían cuando vivian los dinosaurios.

Y mientras esquivábamos los disparos de los cañones y algunos escarabajos peloteros llegamos al parking, unos llenos de energía y yo, muerta. En la granja se puede comer para recuperar fuerzas, aunque cierran a las 17h.

Os aseguro que volveremos, el camino es llano y en un par de horas ya está hecho!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada